Los empleados de la empresa estatal Correos de Brasil iniciaron ayer una huelga por tiempo indeterminado en protesta, entre otras reivindicaciones, por cambios en su plan de salud, informó la Federación Nacional de los Trabajadores en Empresas de Correos y Telégrafos Similares (Fentec).

De acuerdo al sindicato, la empresa pretende retirar del plan de salud a padres, hijos y cónyuges, por lo que el litigio está en juicio en el Tribunal Superior del Trabajo (TST).

Los trabajadores protestan además contra la terciarización en el área de tratamiento, proyectos de privatización de la estatal, suspensión de vacaciones de trabajadores, extinción del diferencial de mercado y reducción del salario del área administrativa.

“Para empeorar la situación, la empresa también anunció el cierre de más de 2.500 agencias propias por todo Brasil”, señaló a través de un comunicado.

“En cuanto al reajuste de los precios de los servicios de la estatal, la federación y toda la categoría concuerda con la sociedad y discrepa de aumentos abusivos en los valores”, completó.