Tras su primera movilización masiva en Roma, el nuevo movimiento juvenil las Sardinas pidió al gobierno de Italia derogar el decreto antiinmigración impulsado por el ex ministro de Interior y líder del partido de extrema derecha La Liga, Matteo Salvini. Las Sardinas celebraron su primera reunión anual y lanzaron sus primeros reclamos al flamante gobierno conducido por el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S), el antiguo socio de Salvini, y el Partido Demócrata, una fuerza socialdemócrata que pasó de la oposición al oficialismo hace apenas unos meses.

El principal pedido que hizo el nuevo movimiento social fue que el gobierno actual derogue el decreto que marcó la política anti inmigratoria del Ejecutivo anterior y habilitó el cierre de puertos y fronteras para los recién llegados y endureció la relación con las organizaciones humanitarias que rescatan a migrantes que intentan cruzar en condiciones muy precarias el Mar Mediterráneo para llegar a Europa.

Las sardinas nacieron hace un mes en la ciudad de Bolonia con el expreso objetivo de combatir el creciente "populismo de extrema derecha" que, en su opinión, está creciendo en el país, especialmente de la mano de La Liga y su máximo líder, Salvini.