Irán vive un momento histórico en la lucha por la igualdad de género. Las calles están estalladas ante el levantamiento de las mujeres, tras una semana de protestas, que incluyen la quema de hiyabs para dejar sus cabellos al viento. Las manifestaciones son en repudio a la muerte de Mahsa Amini tras ser apresada por la policía moral iraní por tener mal puesto el pañuelo. "¡No al velo, no al turbante, sí a la libertad y a la igualdad!", fueron las principales consignas.

El enojo público estalló cuando el Gobierno anunció el viernes el fallecimiento de Amini, una joven kurda de 22 años, luego de su arresto por parte la policía de la moral, encargada de hacer cumplir un estricto código de vestimenta para las mujeres, en particular el porte del velo en público.

La joven iraní, que estuvo en coma después de haber sido detenida por llevar mal colocado el velo islámico y mostrar parte de su cabello, falleció tres días después de haber sido hospitalizada.

Si bien las autoridades argumentaron que Amini murió por "un infarto" y que perdió la consciencia en la comisaría de forma natural, activistas y la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU afirman que fue golpeada violentamente en la cabeza contra un vehículo de la policía y exigieron una investigación. La familia tampoco cree en la versión oficial

Piel de gallina es lo que provoca uno de los videos donde se ve a una inmensa multitud alentar a una mujer musulmana a cortarse el pelo con cantos y aplausos mientras las tijeras rebanan sin orden aparente las mechas que para la cultura musulmana deben estar resguardadas bajo el velo, y solo ser mostradas para el marido en la intimidad del hogar. Video compartido por el periodista Gonzalo Carranza: 

Foto: AFP

Las protestas son históricas: en ellas, las mujeres iraníes se ven envueltas por los colores rojo, naranja y amarillo del fuego, que iluminan la oscuridad de noche. Cansadas de las exigencias de las leyes musulmanas y en rechazo a la violencia institucional que habría sufrido Mahsa Amini, danzan al rededor de una fogata donde sus movimientos terminan al arrojar el velo a las llamas, mientras son vitoreadas por sus compañeras de lucha, maridos y familiares. Video compartido por el activista Agustín Antonetti. 

 

Las protestas se extendieron a 15 ciudades de Irán, informó la prensa estatal, entre ellas la capital, Teherán, la nororiental Mashhad, la noroccidental Tabriz, además de Rasht en el norte, Isfahan en el centro y Shiraz en el sur. 

Al menos 17 manifestantes muertos

En medio de la conmoción y la rabia, las mujeres no se quedaron calladas. Miles salieron a las calles a protestar y exigir el esclarecimiento de la muerte de Amini. Los manifestantes, hombres y mujeres, bloquearon calles, lanzaron piedras a las fuerzas de seguridad e incendiaron vehículos policiales y basureros mientras cantaban consignas antigubernamentales.

En consecuencia, fueron reprimidos por la policial con gases lacrimógenos y bastonazos, además de arrestos para dispersar a multitudes de hasta 1.000 personas, según consignó la agencia de noticias oficial Irna. El resultado de la brutalidad fue de al menos 17 víctimas fatales -entre ellas, un menor de 16 años-, según el conteo de la televisión del Estado de Irán, aunque el Gobierno se niega a dar cifras oficiales.

"¡No al velo, no al turbante, sí a la libertad y a la igualdad!", gritaron los manifestantes en la capital Teherán, mientras la policía respondía con camiones hidrantes.

Foto: AFP
Por su parte, las autoridades del país bloquearon Instagram y WhatsApp en un intento por contener las manifestaciones y argumentaron la restricción del acceso a internet "por motivos de seguridad".
 
Sin embargo, el ministro de Comunicaciones, Isa Zarepur, dijo que durante los últimos días "no disminuyó" el ancho de banda, como denunciaron usuarios y organismos de derechos humanos, pero advirtió que " debido a motivos de seguridad y otras consideraciones" que no detalló, " podrían adoptarse decisiones por parte de las agencias de seguridad" para limitar el acceso a Internet.
 
Instagram y WhatsApp son las aplicaciones más usadas por los iraníes tras el bloqueo los últimos años de otras plataformas como YouTube, Facebook, Telegram, Twitter y Tiktok, y fundamentales para mantener la libertad de expresión.
 
Ni bien se conoció la noticia de la muerte de Mahsa Amin, mujeres en señal de lucha usaron sus cuentas de Instagram para subir videos en donde se las ve cortándose el pelo y quemando sus velos, tal como se muestra en el compilado de videos de un medio español: