Aunque los costos de producción del hidrógeno verde resultan aún altos en relación a los de los combustibles fósiles, la transición a energías más limpias se impone. Por ejemplo, este nuevo sector será uno de los principales beneficiados del plan Next Generation Europe y del Green New Deal, el multimillonario plan con el que la Unión Europea ( UE) busca recomponer la economía del bloque tras la pandemia.

La UE tiene una meta de producción de un millón de toneladas de hidrógeno verde para 2024, las que deberán pasar a 10 millones de toneladas al año en el 2030, un crecimiento exponencial para lo que el bloque considera la "opción más compatible con los objetivos de la Unión de neutralidad emisora y cero polución en el largo plazo".

De los 750.000 millones de euros que desplegará el plan Next Generation Europe, 94.400 millones se destinarán a "Horizonte Europa", un progrqama de la UE para financiar investigación y transiciones hacia una economía más verde y digital.

Europeos

Al respecto, especialistas de la consultora Goldman Sachs destacan que la estrategia europea de hidrógeno verde apunta a movilizar 400.000 millones de euros hasta 2030. Para 2050, estiman que aproximadamente 2 billones de euros estarán dirigidos a inversiones relacionadas con el hidrógeno verde.

Para empezar y resolver la dificultad del transporte, por ejemplo, en julio de 2020, 11 compañías europeas de infraestructuras de gas plantearon en el informe "European hydrogen backbone", de Gas for Climate, la construcción de una red troncal de hidrógeno en Europa que conecte los centros de suministro y demanda. 

Además de países como Inglaterra, Bélgica y España, Alemania invertirá 8.000 millones de euros para el desarrollo de hidrógeno verde; mientras que Francia erogará unos 7.000 millones. En otro continente, Australia anunció que invertirá 1.500 millones de dólares para potenciar la producción de hidrógeno verde, también con perspectiva exportadora.

Otros países

En China, la minera de carbón china Baofeng Energy empezó a adaptar, a mediados del año pasado, la que será la planta de generación de hidrógeno, a partir de energía solar, más grande del mundo. De acuerdo a los cálculos de Baofeng, el uso de electricidad solar para alimentar las instalaciones ahorraría 254.000 toneladas de consumo de carbón al año, lo que llevaría a una reducción de 445.000 toneladas en las emisiones de carbono.

Mientras tanto, en EEUU, tres plantas probarán el hidrógeno verde, que se considera clave para eliminar las emisiones de carbono del sector industrial que ahora depende del gas natural. Las instalaciones en Nueva York, Virginia y Ohio probarán si el hidrógeno puede reemplazar al gas natural en la generación eléctrica.