El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, informó que "sin falta y pronto" serán expulsados los diplomáticos británicos de territorio ruso, en respuesta a la expulsión de los 23 diplomáticos rusos de Reino Unido.

Lavrov expresó que las acusaciones y las medidas diplomáticas anunciadas por la primera ministra británica, Theresa May, son "absolutamente descaradas, infundadas y gratuitas", al tiempo que precisó que Rusia hará el anuncio de su respuesta después de que hayan sido comunicadas a la parte británica.

El funcionario aseguró que "tienen un motivo los que nos siguen presionando y también buscan pretextos (después del dopaje y otros asuntos) para obstaculizar la celebración del Mundial, es bien sabido".

El canciller recalcó que Rusia, por su parte, no tiene ningún motivo para ser parte de esa situación y es simplemente absurdo pensar que se quiera crear problemas de cara a las elecciones presidenciales y el Mundial de fútbol.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reiteró que "Rusia nada tiene que ver con el incidente ocurrido con Skripal en Salisbury".