La líder de la Alianza Nacional, Marine Le Pen, aseguró que no es necesario abandonar la Unión Europea (UE) debido a que la correlación de fuerzas ha cambiado en el continente con lo que será posible reformularla desde adentro.

"Cada elección muestra el aumento de movimientos que no aceptan el funcionamiento actual de la UE. Así que se nos ha abierto una nueva posibilidad de cambiar esta organización desde el interior", afirmó Le Pen en una entrevista con el diario español El País.

La que hasta hace pocos meses era una férrea defensora del Frexit (la versión francesa del Brexit), encontró una constelación de potenciales aliados entre la extrema derecha y la derecha dura, aunque ella opina que hablar de izquierda y derecha ya es una categoría obsoleta.

La nueva correlación de fuerzas en Europa, dijo, hace innecesario en este momento plantear a los franceses un referendo al estilo del británico que en 2016 decidió el Brexit. "Ya no es una cuestión de todo o nada. Ahora hay otra posibilidad, otra vía. Tomémosla", insistió la política francesa.

"No es Europa la que hace la paz, sino las naciones. Son los imperios los que crean las guerras. Y hoy, a través de la Unión Europea, estamos reconstituyendo un imperio", explicó la ex legisladora europea para resumir el lema de su programa: "La nación. Las naciones". 

En su opinión, la UE no solo desprotege a sus naciones sino que las devora. Y, al intentar actuar en beneficio de las naciones pero en contra de la voluntad de éstas, "pone en marcha un sistema totalitario". 

"Mi Europa es la de las cooperaciones, la que ha funcionado, la de Airbus y Ariane", dijo en referencia a los proyectos de aeronáuticos y aeroespaciales europeos impulsados por algunos países fuera de las instituciones comunes.

Pese a su cambio de opinión con respecto a la salida del bloque regional, Le Pen justifica el Brexit, pese a la encrucijada en la que quedaron atrapados los británicos.

"Ustedes tienen una visión demasiado racional de las cosas. Dicen: 'No lo entiendo. Estás en una celda, en prisión, ¿por qué quieres salir? Te dan de comer, hace calor, no pagas facturas, tienes mantas e incluso televisor. ¿Por qué salir? Si sales deberás trabajar, quizá te quedarás en la calle llena de peligros". Y ellos dicen: 'Sí, pero quiero ser libre", finalizó.