El fundador del Frente Nacional (FN), Jean-Marie Le Pen, consideró "una traición" los planes de su hija Marine, presidenta de ese partido de la extrema derecha francesa, de cambiar el nombre de la fuerza política, dentro del proceso de renovación.

En su cuenta de la red social Twitter, el veterano político, de 89 años, denunció que abandonar el nombre de Frente Nacional sería "una verdadera traición a los militantes y a los electores" que lo han apoyado desde hace ya 45 años.

Asimismo, se quejó del "ensañamiento" de su hija para suprimir el cargo de presidente de honor, que él todavía ostenta.