El Comité Constitucional de Suecia apuntó al Gobierno de su país porque considera que falló en varios aspectos a la hora de manejar la pandemia mundial de covid-19, como tardar demasiado en implementar un sistema de prueba y rastreo de contagios o no haber protegido bien a los ancianos.

Durante una audiencia celebrada en el Parlamento sueco, el vicepresidente de esa comisión, Hans Ekstrom, calificó de "insuficiente" la respuesta de las autoridades suecas, según cita la agencia Reuters y publicó el sitio RTenespañol.

"Está claro que Suecia no estaba suficientemente preparada antes [de la pandemia] y podemos aprender de muchos de los fracasos subyacentes que se han identificados", declaró ese legislador.

Vulnerables

Ekstrom no mencionó la estrategia que estableció Suecia en los primeros meses de la crisis sanitaria, cuando se diferenció de la mayoría de los países del mundo al no introducir medidas de confinamiento.

En tanto que Karin Enstrom, presidenta de ese comité, coincidió en que "los ancianos fueron particularmente vulnerables" y Estocolmo "debería haber actuado con más decisión": Suecia registró índices de mortalidad asociada al coronavirus más bajos que otros países de la UE que aplicaron medidas restrictivas, pero peores que sus vecinos escandinavos.

 Suecia registró 1.076.993 infectados con el coronavirus y 14.512 muertes por covid-19, con una tasa de cerca de 1.400 fallecidos por millón de habitantes.