Luego del la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán y la toma de Kabul por parte de los talibanes, la situación se agudiza cada día más. Ante la desesperanza de los afganos, el líder de un movimiento de resistencia a los talibanes aseguró que prefiere "morir" antes que rendirse y que está dispuesto a entablar las conversaciones que sean necesarias con el nuevo gobierno del país  para encontrar una solución que beneficie al pueblo.

El líder se llama Ahmad Masoud, tiene 32 años y es hijo del comandante rebelde afgano Ahmad Sha Masoud. En su plan de estabilizar la situación del país, se retiró a su valle natal del Panjshir, al norte de Kabul, junto con el ex vicepresidente, Amrullah Saleh.

“Prefiero morir que rendirme”, dijo Masoud al filósofo francés Bernard-Henri Lévy en una entrevista con la revista francesa Paris Match, la primera que dio desde que los talibanes tomaron Kabul, el 15 de agosto.

“Soy el hijo de Ahmad Sha Masoud. La rendición no es una palabra que hace parte de mi vocabulario”, agregó, informó la agencia de noticias francesa AFP. Es que su padre fue el célebre comandante muyahidín que hace 20 años encabezó la resistencia contra los soviéticos durante la guerra civil afgana y más tarde luchó contra la primera ocupación talibán. Su asesinato fue dos días antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en  Estados Unidos.

La resistencia afgana

Masoud comentó que luego de los sucesos en la capital,  “miles” de hombres se estaban uniendo a su Frente de Resistencia Nacional (NRF) en el valle de Panjshir, que nunca fue capturado por las fuerzas invasoras soviéticas en 1979 ni por los talibanes durante su anterior Gobierno, entre 1996 y 2001.

Además, expresó su descontento con la decisión de fuerzas internacionales de rechazarles la solicitud de armamentos antes de la toma de Kabul a manos de los talibanes a principios de este mes.

“No puedo olvidar el error histórico cometido por aquellos a los que pedí armas hace apenas ocho días en Kabul”, dijo Masoud

“Se negaron. Y esas armas -artillería, helicópteros, tanques de fabricación estadounidense- están hoy en manos de los talibanes”, afirmó.

Pese a su inconformidad ante la situación, renovó su petición de apoyo a los líderes extranjeros, incluido el presidente francés Emmanuel Macron. El apoyo del gobierno francés fue clave durante otros conflictos armados en Afganistán

Acuerdos con los talibanes

El líder afgano afirmó que estaba abierto a hablar con los talibanes y expuso las líneas generales de un posible acuerdo.

“Podemos hablar. En todas las guerras hay conversaciones. Mi padre siempre habló con sus enemigos”, dijo.

“Imaginemos que los talibanes acepten respetar los derechos de las mujeres, de las minorías, la democracia, los principios de una sociedad abierta”, añadió. “¿Por qué no intentar explicarles que estos principios beneficiarían a todos los afganos, incluidos ellos?”, cuestionó.

El padre de Masoud, que tenía estrechos vínculos con París y Occidente, fue apodado el “León de Panjshir” por su papel en la lucha contra la ocupación soviética de Afganistán en los años 80 y el régimen talibán en los 90.

Fue asesinado por la red islamista Al Qaeda dos días antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.