Las dos Coreas acordaron celebrar en abril una cumbre entre sus mandatarios, tras el viaje de dos días en el que la delegación surcoreana se reunió en Pyongyang con el líder norcoreano Kim Jong-un, quien según Seúl expresó su voluntad de dialogar con Estados Unidos y de avanzar en una posible desnuclearización de la región.

Así lo anunció el jefe de la oficina presidencial surcoreana de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong, apenas retornado de la primera reunión de la delegación de Seúl a Corea del Norte.

La cumbre sería la tercera de la historia entre las dos Coreas, la primera en más de 10 años, y se celebrará en la aldea de la paz de Panmunjeom, en la frontera entre los dos países, reportaron las agencias de noticias DPA y EFE.

El Sur y el Norte acordaron además poner en marcha una línea directa de comunicación entre sus dos líderes "para permitir un diálogo estrecho y disminuir las tensiones militares", detalló Chung.

El jefe de la delegación de Seúl que visitó Pyongyang afirmó que "el Norte expresó claramente su compromiso con la desnuclearización de la Península coreana y dijo que no tendría ninguna razón para poseer armas nucleares si se garantizara la seguridad de su régimen y se eliminaran las amenazas militares contra Corea del Norte".

Al conocerse la noticia, el presidente estadounidense Donald Trump se mostró entre cauto y expectante con un escueto mensaje en Twitter, su habitual canal de comunicación.

"Vamos a ver lo que pasa", escribió al replicar la noticia de la reunión en Pyongyang.