Los líderes de la Unión Europea (UE) consideraron que el pacto nuclear iraní debe seguir vigente, aunque puede ampliarse, y reclamaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que mantenga abiertas las vías de diálogo con Irán para evitar que se desestabilice una región extremadamente sensible.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, declaró ayer a su llegada a la cumbre UE-Balcanes, en Sofía, capital de Bulgaria, que "el acuerdo nuclear de 2015 es un elemento importante de ese equilibrio" y la voluntad de la UE es mantener el pacto "sea cual sea la decisión de Estados Unidos", mientras se busca "un acuerdo más amplio".

"El acuerdo de 2015 debe completarse con un acuerdo nuclear para después de 2025, un acuerdo sobre (el programa) balístico y sobre la presencia regional", agregó el jefe del Estado francés, quien subrayó que "sobre Irán, desde el principio, Europa se mantiene unida" para "mantener la paz y la estabilidad en la región".

Los líderes de los Veintiocho debatieron sobre la política comercial de Estados Unidos y la decisión de Trump de romper el acuerdo multilateral con Irán, que establecía una prórroga de 10 años en el programa militar atómico de Teherán a cambio de que se levantaran las sanciones económicas internacionales.

Macron evitó comentar decisiones empresariales, como la del grupo petrolero francés Total, que se plantea dejar de hacer negocios con Irán si por ello se arriesga a sanciones estadounidenses.

"La clave es asegurarse de proteger a las empresas que puedan resultar golpeadas por esas medidas", indicó, citado por la agencia de noticias EFE.

La canciller alemana, Angela Merkel, también hizo hincapié en que "todos en la Unión Europea comparten la opinión de que este acuerdo no es perfecto, pero que deberíamos permanecer en él y sobre esta base mantener negociaciones adicionales con Irán sobre otros temas, como por ejemplo el programa de misiles balísticos".

Tanto Macron como Merkel se refirieron a la amenaza proteccionista de Trump hacia la UE.

"Lo que pedimos es quedar exentos, sin condiciones y sin limitaciones a los aranceles al acero y al aluminio que Estados Unidos ha aplicado a varios países que amenaza también con imponer a la UE a partir del próximo 1 de junio", señaló el francés.