En un contexto de fuerte división política entre tres grandes bloques, Italia irá a las urnas el próximo 4 de marzo para elegir a los casi 1.000 parlamentarios que buscarán formar un nuevo gobierno.

El primer ministro Paolo Gentiloni y el presidente Sergio Mattarella dispusieron que el país vote el próximo 4 de mazo para elegir a los 630 diputados y 315 senadores que conformarán la decimoctava legislatura de la República, con el objetivo de formar un nuevo gobierno.

Gentiloni firmó ayer el decreto de convocatoria a elecciones luego de que Mattarella activara el artículo 88 de la Constitución con la disolución de la actual Legislatura.

El oficialista Partido Democrático (PD), el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y el bloque de centroderecha en el que sobresale la Fuerza Italia de Silvio Berlusconi aparecen como los grandes protagonistas.