Lluvia oscura, contaminada por partículas del humo de los incendios forestales en los humedales de la región del Pantanal, en el centro de Brasil, fue registrada en el interior del estado de Santa Catarina, a unos 200 kilómetros de la frontera con la provincia de Misiones, informó este viernes  Defensa Civil del vecino país.

Los habitantes de ciudades como Chapecó, en el interior del estado de Santa Catarina, captaron el agua de color oscuro y hasta llegaron a recolectarla. 

El servicio meteorológico indicó que los vientos en dirección sudeste están llevando las cenizas del fuego del Pantanal, en Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, hacia el sur del país y se prevé que también afecte al estado más poblado del país, San Pablo.

Las autoridades del estado de Santa Catarina lanzaron un alerta especial desde la capital Florianópolis para las personas que consumen el agua que recogen de la lluvia, sobre todo en las áreas rurales.

"El agua de lluvia contaminada puede contener compuestos tóxicos", dijo el coordinador de Defensa Civil en Santa Catarina, Frederico Ruthorff.

Hasta el presidente Jair Bolsonaro tuvo este viernes problemas en Mato Grosso a causa de las peores quemas en la región de los humedales que están devastando a las comunidades indígenas, la flora y la fauna.

Al llegar a la ciudad de Sinop, en Mato Grosso, Bolsonaro contó que el avión que lo trasladó desde Brasilia tuvo que abortar el aterrizaje para realizar otra maniobra a raíz de la falta de visibilidad causado por los incendios forestales.