El ministro de Economía británico, Philip Hammond, exigió un acuerdo "único" con la Unión Europea (UE) que incluya los servicios financieros de la city londinense tras el Brexit, a pesar de que Bruselas rechazó esa opción.

En un discurso en Londres en el que expuso la posición del gobierno británico sobre la cooperación con los servicios financieros tras el Brexit, el ministro dijo que el hecho de que nunca se hayan incluido en un acuerdo, no significa que no se pueda hacer.

El discurso se produjo después de que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, insinuara en Luxemburgo que la UE no aceptará que el Reino Unido deje el mercado común y quiera mantener el mismo acceso a los servicios financieros del bloque.

Pero Hammond, consideró que los comentarios de Tusk no "reflejan la realidad de hoy".

"Sería imposible replicar el papel de la City de Londres en el corazón del sistema financiero europeo, y los consumidores y los comercios de todo el continente pagarían el costo si se rompiera ese sistema después de Brexit", argumentó.

En ese sentido agregó que es "difícil ver cómo un acuerdo que no incluye esos servicios podría parecer algo justo".

Según Hammond, una ruptura de la City de Londres no beneficiará los centros financieros europeos sino a Nueva York o Singapur.

El ministro sugirió entonces que el Reino Unido rechace cualquier acuerdo comercial con la UE que no incluya los servicios financieros de Londres.

Pidió además que la relación de los servicios financieros entre la UE y el Reino Unido se base en el principio de "reconocimiento mutuo y regulaciones equivalentes recíprocas".

Recordó que la propia UE intentó incluir los servicios financieros en acuerdos comerciales con Estados Unidos y Canadá. Según Hammond, la UE es un negociador muy hábil y muy disciplinado, y no le sorprende que Trump haya adoptado una posición más dura.