Aunque algunos británicos volverán al trabajo esta semana, el Reino Unido permanecerá confinado hasta junio cuando podrán reabrir escuelas primarias y comercios, anunció el primer ministro Boris Johnson al presentar un plan de "desconfinamiento condicional".

"Sería una locura tirar por la borda lo logrado permitiendo un segundo pico" de infecciones, dijo Johnson, que estuvo internado en terapia intensiva por coronavirus, en un muy esperado mensaje televisivo para anunciar la salida gradual del confinamiento impuesto el 23 de marzo.

El Reino Unido es el país europeo más golpeado por el coronavirus, con unos 32.000 muertos.

Ante las graves consecuencias económicas del confinamiento -el Banco de Inglaterra prevé una caída del 14% del PIB-, el gobierno decidió llamar a sectores como la construcción o la manufactura a retomar el trabajo esta semana, y a que aquellos que puedan hacer teletrabajo continúen con esta modalidad.

A partir del miércoles se animará también a la gente a "hacer ejercicio exterior ilimitado", tomar el sol, conducir a destinos alejados, incluso jugar en equipos aunque solo entre "miembros de un mismo hogar".

En una segunda fase "el 1 de junio como muy pronto", podrán reabrir comercios y escuelas primarias, y en julio "lugares públicos" como cafés y restaurantes que puedan respetar el distanciamiento.

Las medidas decididas por Johnson se limitarán a Inglaterra, dado que Escocia, Gales e Irlanda del Norte determinarán por sí mismas su desescalada.

Pero incluso el desconfinamiento lento y progresivo es sin embargo "condicional" y dependerá de los resultados, advirtió el primer ministro.