El Gobierno británico rechazó los llamados de la Unión Europea ( UE) a retirar partes de una proyecto legislativo que violaría el derecho internacional y se encamina, de esta forma, hacia una eventual colisión con Bruselas.

La UE dió tiempo hasta el miércoles al primer ministro británico, Boris Johnson, para que retire cláusulas de la propuesta ley de Mercado Interno, que se encuentra en estos momentos en proceso legislativo en las Cámaras del Parlamento, según informó la agencia oficial china Xinhua.

La Comisión Europea amenaza con emprender acciones legales contra Londres si sigue adelante con las partes controvertidas de la legislación.

La posibilidad de una confrontación entre Londres y Bruselas surgió en una reunión en el Comité Conjunto del Acuerdo de Retirada en Bruselas, donde el ministro de la Oficina del Gabinete británico, Michael Gove, que está a cargo de la planificación del "brexit", expuso la respuesta de su Gobierno.

"El Reino Unido reiteró que las medidas de la legislación de Mercado Interno están designadas para crear una 'red de seguridad' que garantice que las comunidades de Irlanda del Norte están protegidas. El Reino Unido deja claro que estas medidas no se van a retirar", relató la Oficina del Gabinete en un comunicado posterior.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, que preside el comité con Gove, encabezó el llamamiento a recortar partes de la legislación tras confirmarse que violaban el derecho internacional al invalidar un tratado entre ambas partes.

Pese a esta disputa política, se reanudaron las conversaciones en Bruselas entre los equipos negociadores de la UE y Reino Unido sobre el "brexit".

Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero, pero sigue por el momento las normas comerciales del bloque de acuerdo con un acuerdo de transición que terminará el 31 de diciembre de 2020.