El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reafirmó que los esfuerzos de su par estadounidense Donald Trump para construir un muro en la frontera común, argumentando la existencia de una "crisis humanitaria y de seguridad," en realidad son asuntos internos de Estados Unidos.

"Nosotros no vamos a responder ante planteamientos que se generan por la situación interna en EE.UU.; consideramos que hay una confrontación política en EE.UU. cada vez que se avecinan elecciones", dijo el mandatario ayer durante su conferencia de prensa diaria en el Palacio Nacional (sede del Gobierno).

López Obrador afirmó que la postura de Trump acerca de que existirá un pago indirecto del muro mediante el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), firmado a finales de 2018 por los mandatarios de los tres países, "es su punto de vista, que en realidad se lo dejamos al entendimiento de los ciudadanos; que sean ellos los que analicen estas cosas".

"Desde luego se habla (con EE.UU.) de la problemática migratoria, pero queremos resolver el problema de la migración atendiendo las causas; ha quedado claro lo que proponemos: estamos persuadiendo a EE.UU. de que lo mejor es el desarrollo de los países de Centroamérica y México con actividad productiva para que la migración se convierta en optativa y no en obligatoria", reiteró el presidente mexicano en diálogo con los medios de prensa.