El número de arrestos de inmigrantes sin papeles en la frontera entre los Estados Unidos y México rompió en noviembre un nuevo récord en la era de Donald Trump, con un aumento del 78% en las detenciones.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó hoy que 51.856 personas fueron detenidas tras intentar entrar ilegalmente en Estados Unidos desde el país vecino del sur.

El récord mensual hasta ahora databa de noviembre de 2007, bajo la administración de George W. Bush, cuando 51.594 personas fueron detenidas, recordó la agencia de noticias Dpa.

En aquel momento, la mayoría de los arrestados eran mexicanos, sin embargo, pero ahora son mayoritariamente procedentes de Centroamérica. Este récord se alcanzó en medio de la crisis por las caravanas migrantes. 

En Tijuana, junto a la frontera con California, hay actualmente cerca de 6.000 migrantes que han llegado hasta allí en las últimas semanas con la intención de solicitar asilo en los Estados Unidos.

Los migrantes forman parte de las caravanas que partieron en octubre del Triángulo Norte centroamericano y atravesaron México hasta llegar allí.

El número de familias interceptadas ha ido en aumento en los últimos tiempos. 
Según las cifras de CBP, el mes último fueron arrestadas 25.172 personas, un número que supera en más de tres veces a las 7.016 familias interceptadas en el mismo mes del año pasado.