Los equipos del presidente saliente de Uruguay, Tabaré Vázquez, y del electo, Luis Lacalle Pou, se comenzaron los contactos bilaterales para el traspaso de poder, que se completará el 1 de marzo con la toma de posesión del nuevo mandatario. El ministro de Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, y su sucesor en el futuro Gobierno, Ernesto Talvi, fueron los primeros en reunirse para hablar del cambio en carteras. "Vamos a estar a partir de ahora en contacto permanente para coordinar todas las decisiones que habrá que tomar de aquí hasta el 1 de marzo", ha dicho Talvi en rueda de prensa.

Talvi explicó que, "salvo que sean temas que van a trascender el horizonte de este Gobierno, es el Gobierno actual el que deberá tomar las decisiones" porque aún está en funciones. "Algunas, las más importantes, las vamos a coordinar", aclaró.

Nin Novoa, por su parte, ha asegurado que el Ministerio de Exteriores, proporcionara al equipo entrante "toda la información disponible", para la cual se ha hecho "una radiografía" a la Cancillería. Talvi dijo que se respetará "la continuidad institucional", subrayando que Uruguay "es un país estable, predecible y creíble". "No se reinventa cada cinco años" aunque los gobiernos cambien, ha destacado.

No obstante, ha revelado que en el gobierno de Lacalle Pou "los socios del Mercosur serán de primordial importancia", así como la Unión Europea, Estados Unidos, China, Japón y Corea del Sur, según informa El Observador. Interrogado sobre la crisis venezolana, Talvi ha indicado que Uruguay abandonará el llamado Mecanismo de Montevideo, en el que junto a México trata de impulsar una solución negociada entre las partes, si bien continuará en el Grupo de Contacto Internacional creado por la UE, que persigue el mismo fin pero con actores distintos.

Además, se ha mostrado contrario a incorporar a Uruguay al Grupo de Lima, integrado por los países de la región que rechazan la legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro, por considerar que los mecanismos marcados por las afinidades ideológicas no son útiles en crisis como la venezolana.

Lacalle Pou dijo que la política exterior que el Gobierno de Vázquez ha desarrollado hacia Venezuela es una "vergüenza" y ha prometido "saldar esa deuda". Hasta ahora, el único roce entre los equipos de Vázquez y Lacalle Pou en política exterior se ha producido a cuenta de Bolivia. El actual Gobierno denunció en la reciente cumbre de Mercosur un "golpe" de Estado por la salida de Evo Morales de la Presidencia y del país, tras lo cual el futuro Ejecutivo le pidió "juego limpio" en estos meses de transición.