Las solicitudes semanales para el seguro de desempleo en los Estados Unidos se incrementaron de manera sorpresiva la semana pasada, según indicó el Departamento de Trabajo.

El número de personas que pidió el beneficio subió de 368.000 a 419.000: es decir, 51.000 pedidos más que la semana anterior.

La cifra es la más alta en dos meses y muy por encima de lo previsto por los economistas (de acuerdo con una encuesta de la agencia de noticias Bloomberg, se preveían 350.000 solicitudes), lo cual indica una complicada recuperación para el mercado laboral en los Estados Unidos.

Esto sucede pese a la previsión de buenos indicadores para el otoño boreal a medida que las empresas abren nuevos puestos (según datos de la última semana hay cerca de 9,8 millones de puestos ofertados) y los beneficios excepcionales de desempleo establecidos por la pandemia llegan a su fin.

En baja

El aumento en las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo se debió a los enormes incrementos registrados en cuatro estados: Michigan, Texas, Kentucky y Missouri. Aunque varios factores dificultan el ajuste estacional de los datos semanales, la variante delta del covid-19, que se está propagando rápidamente, podría inyectar más volatilidad a las cifras en los próximos meses.

A pesar de estos indicadores, el total de solicitudes activas descendió a 3,24 millones, un nuevo mínimo desde el comienzo de la pandemia y, de la misma manera, el total de personas recibiendo algún beneficio de programas gubernamentales descendió 1,2 millones a 12,57 millones de individuos.

Casi la mitad de los gobernadores estadounidenses han puesto fin a los tres programas federales de subsidio por desempleo creados durante la pandemia antes de que expiren en septiembre, argumentando que la ayuda suplementaria está frenando el crecimiento del empleo e impidiendo que las empresas cubran un número récord de vacantes.

En marzo de 2020, al inicio de la pandemia de coronavirus, la cifra de pedidos semanales de subsidios por desempleo había llegado a un máximo de 6,8 millones de solicitudes, por encima del promedio previo a la crisis sanitaria de 205.000.