Los precios mundiales de los alimentos se incrementaron 8,2% en 2017 respecto del año anterior, y alcanzaron su nivel más alto desde 2014, según informó ayer la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El índice que mide la evolución de los precios de una canasta de alimentos básicos alcanzó los 173,8 puntos en 2017, lo que supone un 8,2% más que en 2016, precisó la organización según un cable de la agencia de noticias EFE.

Los productos que registraron las mayores subas en sus índices de precios en el conjunto de 2017 respecto al año anterior fueron los lácteos, con un aumento del 31,5%; y la carne, que registró un aumento del 9% respecto de su nivel de 2016.

Les siguieron los cereales, con una suba del 3,2%; y los aceites vegetales que se incrementaron 3% en comparación con el año precedente.

Los precios del azúcar, por su parte, fueron en promedio 11,2% más bajos en 2017 que en 2016, debido principalmente a una abundante cosecha en Brasil, el principal productor mundial, señala la FAO.