Los rivales políticos del Movimiento Al Socialismo del expresidente Evo Morales intentaron sin éxito forjar un bloque único con vistas a las elecciones del próximo 3 de mayo. El único acuerdo logrado es que los representantes de las formaciones contrarias a Morales se vuelvan a reunir en un plazo de dos meses para evaluar la marcha de la campaña electoral.

La cita fue convocada por el Comité Pro Santa Cruz, el grupo cívico impulsor de las protestas que culminaron con la salida de Evo Morales del poder el pasado 10 de noviembre tras las presiones de Policía y Ejército. Tras la reunión se presentó un acuerdo de cinco puntos en el que se incluye el compromiso de no hacer guerra sucia y sellar acuerdos para garantizar la gobernabilidad de las alianzas que logren tener representatividad en la Asamblea.

En la reunión estuvieron Jorge Tuto Quiroga por la Alianza Libre 21; Carlos Mesa y Gustavo Pedraza, de Comunidad Ciudadana (CC); Luis Fernando Camacho y Marco Pumari, de Creemos; Chi Hyun Chung, del Frente Para la Victoria (FpV), y Jeanine Añez junto a Samuel Doria Medina, de Juntos.

Quiroga, candidato de Libre 21, aseguró que el encuentro sirve "para recuperar la democracia", pero que la prioridad del próximo gobierno debe ser la economía. "Estoy de acuerdo que generemos unidad en relación a las propuesta".

Una vez iniciado el encuentro, Áñez, autoproclamada presidenta del país tras la renuncia de Morales, confesó haberse sentido "utilizada" durante la transición de gobierno y hasta se declaró ofendida con los comentarios de que fue "empujada" a presentar su candidatura en los comicios.