La industria brasileña creció 2,5% en 2017, cortando así una racha de tres años de caídas. Tras una crisis económica, el sector automovilístico fue el principal impulsor de esta suba.

Según los datos publicados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el sector industrial fue uno de los más golpeados durante 2015 y 2016, lo que provoco una caida del PBI de más del 7%.

Luego de las bajas de 2014 (3%), 2015 (8,3%) y 2016 (6,4), el año pasado registró el mejor resultado desde 2010, donde se marcó el récord histórico de 10,2%.

En diciembre pasado, la suba fue del 4,3 % respecto del mismo mes de 2016 y del 2,8 % en la comparación con noviembre de 2017, según señaló el IBGE.

El sector automotriz fue uno de los rubros que ejercieron una mayor influencia sobre el crecimiento, al subir su producción 17,2 % durante el año pasado frente a 2016.

También aumentaron las actividades relacionadas con equipamientos informáticos, productos electrónicos y ópticos (19,6 %), el sector metalúrgico (4,7 %) y las industrias extractivas (4,6 %).