El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva acusó al ex juez y actual ministro de Justicia, Sérgio Moro, de "parcialidad" y de tener tomada la decisión de condenarlo "antes incluso de recibir la denuncia de los fiscales".

"Mandó invadir mi casa y llevarme por la fuerza para declarar sin haberme citado nunca. Mandó intervenir mis llamadas telefónicas, las de mi mujer, las mis hijos y hasta las de mis abogados. Lo que es gravísimo en una democracia", recuerda el líder del Partido de los Trabajadores ( PT) en el texto escrito en la cárcel de Curitiba, en el estado de Paraná, donde cumple su condena, y dado a conocer por la prensa.

En 2017, Moro condenó a ocho años y 10 meses en primera instancia al ex mandatario por corrupción y blanqueo de dinero en el caso de un departamento en el municipio de Guarujá.

El líder brasilero explica que la denuncia era "tan falsa e inconsistente" que, para poder condenarlo, Moro "cambió las acusaciones de los fiscales".

"Me acusaron de recibir un inmueble a cambio de favores pero, al ver que no era mío, me condenó diciendo que me fue atribuido", recuerda en la carta enviada a su ex canciller Celso Amorim y reproducida por el portal de noticias ruso Russia Today ( RT).

El escrito se publicó poco antes de que el Supremo Tribunal Federal (STF) aplazara el examen del pedido de habeas corpus para liberar a Lula, que estaba previsto para ayer.

Su defensa solicitó sin éxito que el caso fuese prioritario, debido a la edad del ex mandatario (73 años) y a que lleva 443 días encarcelado.

Los abogados del ex presidente presentaron la petición en 2018, año en el que Lula fue encarcelado.