El alineamiento más sólido de la democracia brasileña con Washington comenzó a materializarse hoy con la luz verde que el gobierno de Estados Unidos le dio al diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro y activista por la reelección de Donald Trump, para ser recibido como embajador de Brasil en la capital norteamericana.

"Esto demuestra el apoyo y la confianza expresadas de viva voz por el presidente Donald Trump", dijo Bolsonaro hijo, el diputado más votado de Brasil e interlocutor de su padre con la Casa Blanca y el actual gobierno de Estados Unidos.

El beneplácito de Eduardo Bolsonaro, que fue propuesto por su padre para el cargo de embajador apenas cumplió 35 años el mes pasado, marca una inédita relación de la familia Bolsonaro con Trump y el círculo de poder de Washington, pero aún depende de un acuerdo del Senado brasileño.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores tiene la satisfacción de informar que el Gobierno de Estados Unidos concedió el placet a Eduardo Bolsonaro como embajador extraordinario y plenipotenciario de Brasil en ese país", expresó el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña, en un comunicado.

La solicitud del placet, como se conoce la consulta formal realizada por el Gobierno brasileño al Departamento de Estado estadounidense, sobre la designación de Eduardo Bolsonaro, fue enviada a finales de julio.

"Conozco al hijo de Jair Bolsonaro y lo considero extraordinario, un joven brillante, increíble", declaró la semana pasada el presidente Trump ante la consulta de una reportera brasileña sobre el pedido.

En marzo Trump ya había expresado su simpatía por el legislador durante su primera reunión con Jair Bolsonaro en la Casa Blanca, cuando el embajador era el diplomático de carrera Sérgio Amaral, removido del cargo desde entonces.

Parte de la "familia diplomática" del Palacio de Itamaraty está viendo alterada su influencia en el centro del poder de Brasilia con esta decisión, que va en línea con la designación de Ernesto Araújo como canciller, que saltó del tercer escalón a ser la cabeza del ministerio famoso por su escuela de diplomacia.

Estados Unidos perdió en 2009 el primer lugar como socio comercial de Brasil ante China.

Al conocer el placet, el presidente Bolsonaro comentó ante periodistas: "Estoy muy feliz y estoy seguro de que estos lazos de amistad y comercio con Estados Unidos serán potenciados con Eduardo embajador".

Bolsonaro contó que Trump envió un documento escrito de puño y letra para dar la noticia.

El presidente Bolsonaro no cuenta aún con una mayoría en el Senado para darle el acuerdo a su hijo, que es abogado y escribiente de la Policía Federal.

Al conocerse su designación en julio, Eduardo Bolsonaro dijo que habla bien inglés y que trabajó 'fritando hamburguesas' durante una temporada en Estados Unidos cuando era universitario.

Desde mediados del año pasado fue el emisario de su padre, entonces candidato presidencial, ante políticos y empresarios de Estados Unidos.

A partir de allí, trabó una relación fluida con Steve Bannon, el ex jefe de campaña de Trump y mentor del Movimiento, una organización que impulsa liderazgos de ultraderecha en Europa y América Latina.

Bannon escogió a Eduardo Bolsonaro como coordinador del Movimiento en América del Sur.

En el Senado, 40 de los 81 legisladores firmaron un proyecto de ley para vetar el nepotismo en la administración pública tras conocerse la designación.

El gobierno necesita de 41 votos para aprobar como embajador a Bolsonaro.

La semana pasada el presidente dijo que existe "hipocresía sobre nepotismo" y explicó: "Si el pliego de mi hijo es rechazado en el Senado, puedo ponerlo como canciller y que administre a más de 200 diplomáticos por el mundo".

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos