El presidente francés, Emmanuel Macron, recibió al primer ministro británico, Boris Johnson, y apoyó la idea de un mes más de negociaciones para hallar una solución al Brexit, aunque rechazó la principal exigencia del Reino Unido para superar la crisis, que es dejar sin efecto la "salvaguarda irlandesa".

En línea con la jefa de gobierno alemana, Angela Merkel, el mandatario respaldó permitir otros 30 días de conversaciones para tratar de resolver el espinoso tema de la frontera irlandesa, que ha complicado las negociaciones del Brexit desde 2017.

"Necesitamos tener un buen mes" de conversaciones, dijo Macron en París parado junto a Johnson, quien insistió en que existen soluciones "fácilmente disponibles" para evitar un retorno a los controles aduaneros en la dividida isla de Irlanda.

Pero Macron rechaza el reclamo de Johnson de dejar sin efecto un acuerdo sobre Irlanda negociado entre la Unión Europea ( UE) y la ex premier británica Theresa May.

Desde que Johnson llegó al poder, el mes pasado, ha crecido la probabilidad de un Brexit "sin acuerdo" el 31 de octubre, la fecha de salida del Reino Unido de la UE, algo que según economistas causará un desastre económico en el país y en el bloque.

El principal punto de fricción es el llamado "backstop", una cláusula que garantiza que no habrá controles fronterizos entre Irlanda, un país miembro de la UE, e Irlanda del Norte, que es parte del Reino Unido. Al recibir al premier británico en el Palacio del Elíseo, Macron dijo que el backstop es "indispensable" en cualquier acuerdo del Brexit para preservar la integridad del mercado único y la estabilidad política en Irlanda, informó la cadena BBC.