El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que las medidas de confinamiento en ese país se prolongarán hasta el 11 de mayo, poco después de que las autoridades de salud informaran que la cifra de muertos por coronavirus está al borde de alcanzar 15.000.

Macron sostuvo que pese a que se están logrando progresos en la lucha contra la enfermedad, la batalla todavía no ha sido ganada.

"En las próximas cuatro semanas las reglas deben ser respetadas", sostuvo el mandatario en un discurso televisado, en el que agregó que para el 11 de mayo el país podría estar en condiciones de realizar estudios a cada ciudadano que presente síntomas del COVID-19.

En tanto, autoridades de salud sostuvieron que la cifra de muertos alcanzó las 14.967, frente a 14.393 del reporte anterior, y sostuvieron que es importante seguir atentos al brote porque los hospitales sigue recibiendo grandes cantidades de pacientes.

Un elemento esperanzador fue la disminución, por quinto día consecutivo, del número de pacientes en cuidados intensivos, con 24 menos, destacó el ministerio de Sanidad en un comunicado.

En cualquier caso, siguen siendo 6.821 las personas con la COVID-19 que están en terapia intensiva en Francia, por debajo del máximo que se alcanzó el pasado día 8, con 7.148.