El presidente de Francia, Emmanuel Macron, pidió a los sectores en huelga indefinida por la reforma previsional, en especial al transporte, que suspendan las protestas durante los días de fiestas navideñas, para evitar alteraciones en los viajes habituales de esta época del año.

Macron reconoció la legalidad del uso de la huelga, derecho que está contemplado en la Constitución francesa, pero, dijo en conferencia de prensa junto a su homólogo de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, "creo que hay momentos en la vida de una nación en los que es bueno mantener una tregua por respeto a las familias y a la vida familiar". Agregó que la pausa huelga no significaría que los sindicatos abandonen sus demandas, sino que mostraría "el sentido de responsabilidad y respeto que se debe al pueblo francés".

La prevista reforma del sistema de pensiones que impulsa el gobierno de Macron incluye la eliminación de los regímenes especiales para sectores como el ferroviario. El mandatario anunció ayer que renunciaba a la pensión vitalicia que le corresponde cuando deje de ser presidente, buscando dar un ejemplo en medio de las protestas.