Un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, que las partes han estado tratando de lograr durante mucho tiempo, debe tener en cuenta no solo los intereses de los signatarios sino también de otros países, declaró el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Hemos sido testigos de lo que ha provocado el conflicto comercial entre las dos economías más grandes del mundo y cuánto daño ya ha causado a la economía mundial. Esperamos que finalmente se llegue a un acuerdo para resolver las fricciones teniendo en cuenta los intereses de las dos partes y sus socios, incluida la Unión Europea", dijo Macron en la apertura de la segunda Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE).

"Esperamos que un acuerdo pueda llegar pronto para aliviar las tensiones, que han afectado tanto a la economía de la Unión Europea como a la del resto del mundo", resaltó el mandatario.

"El mundo entero ha resultado dañado" ya que "nadie gana en una guerra comercial", añadió el presidente francés en un discurso en el que hizo una fuerte crítica al proteccionismo y abogó por una mayor conexión económica entre países "respetando las particularidades de cada uno".

Destacó asimismo la importancia de la colaboración en otros ámbitos como el medio ambiente ya que el trabajo en común de Europa y China para reducir las emisiones será "decisivo", en un momento en el que Estados Unidos se retira del Acuerdo de París.

"Hoy China necesita abrirse al mundo y el resto del mundo tiene que estar abierto a China", apuntó Macron, quien realiza su segundo viaje oficial al gigante asiático.

En su mensaje, el presidente francés destacó la necesidad de "redefinir juntos un orden del comercio mundial, que refleje las realidades actuales" y aseguró que Europa y China han de ser capaces de "contribuir de un modo razonable" con este propósito.