El presidente Emmanuel Macron prepara el terreno para la mayor oleada de de privatizaciones desde que llegó al poder en Francia, con el objetivo de crear un fondo de innovación de 10.000 millones de euros.

Estas operaciones pretenden financiar sus ambiciosos planes de inversión. El Estado francés tiene participaciones en 81 compañías galas, valoradas en un total de 100.000 millones de euros.

Las participaciones van desde empresas de defensa como Safran hasta fabricantes de coches como Renault y el grupo nuclear EDF.

Las participaciones en la eléctrica Engie, y en la empresa estatal de juego Française des Jeux, saldrán este año a la venta, aunque los analistas creen que Macron también podría sacar a la venta parte de su participación en el grupo de telecomunicaciones Orange.