El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció  que Estados Unidos podría participar en la mesa de diálogo entre su Gobierno y los diversos sectores de la oposición, que en el mes de agosto se instalará en México con el apoyo de Noruega.

"Aspiro que en el mes de agosto temprano poder instalar en México con la ayuda del Gobierno de Noruega y posiblemente la participación de gobiernos del mundo, pudiera ser la participación entre ellos de Estados Unidos, poder instalar una mesa de diálogo, negociación, paz y reconciliación con todas las oposiciones", expresó Maduro durante una entrevista a la multiestatal Telesur.

El mandatario reiteró que su Gobierno está listo para ir a México, y que ya han prehablado una agenda compleja y difícil, así como que se han puesto de acuerdo en las bases del arranque del diálogo.

"Para ver una agenda país, una agenda de recuperación de Venezuela, una agenda de reencuentro para que ellos ahí renuncien por escrito de palabra viva a la violencia, al llamado al intervencionismo, a los intentos de magnicidio, para que ellos allí en una sola voz exijamos el levantamiento de todas las sanciones y que se devuelva el oro de Venezuela que nos tienen secuestrados, se devuelvan las cuentas, las empresas", indicó.

Maduro señaló que en los próximos días las negociaciones, las cuales dijo hasta ahora son secretas, y en las que participa el Gobierno de Noruega, se pudiera llegar a un acuerdo definitivo.

El mandatario manifestó que una señal del diálogo es la decisión de todos los grupos y partidos políticos de las diversas oposiciones de participar en las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre.

El pasado 13 de julio, Maduro indicó que entre las tres condiciones que ha puesto su Gobierno para dialogar están:

  • que Estados Unidos y la Unión Europea levanten todas las sanciones
  • que todos los sectores políticos reconozcan la validez y reconocimiento de los poderes públicos y
  • la constitucionalidad del país, y que todos los sectores renuncien a planes violentos.