La administración chavista de Venezuela y el gobierno de Estados Unidos negocian al más alto nivel condiciones y garantías para que el presidente Nicolás Maduro y algunos de sus colaboradores dejen el gobierno y probablemente también el país caribeño, según informaron fuentes políticas y diplomáticas venezolanas y norteamericanas.

Las conversaciones fueron confirmadas por Maduro y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en tanto el autoproclamado presidente encargado, Juan Guaidó, aseguró estar al tanto del diálogo.

Las negociaciones entre el chavismo y Washington se aceleraron y tomaron estado público al estancarse el diálogo que representantes de Maduro y Guaidó llevaban adelante bajo el auspicio del gobierno de Noruega.

En ellas se discuten las condiciones y las garantías para que Maduro y un grupo de altos funcionarios y allegados se retiren del gobierno y vivan fuera de Venezuela, sostuvieron dos fuentes diplomáticas citadas por el diario digital Al Navío.

"Confirmo que desde hace meses hay contacto con altos funcionarios de Trump y del gobierno bolivariano que yo presido, bajo mi autorización expresa; varios contactos para buscar regular este conflicto", dijo Maduro en un mensaje transmitido por la cadena oficial de radio y televisión, reseñado por la agencia noticiosa estatal AVI.

“Estamos hablando con varios representantes de Venezuela” aseguró Trump

Maduro ratificó de ese modo lo dicho pocas horas antes por su colega norteamericano: "Estamos hablando con varios representantes de Venezuela; no quiero decir con quién, pero estamos hablando con ellos a muy alto nivel", aseguró Trump a periodistas en la Casa Blanca, según la agencia EFE.

Guaidó por su parte dijo en conferencia de prensa que tenía "conocimiento" de esas conversaciones entre el chavismo y Washington y que ellas "solo tienen una finalidad: el cese de la usurpación", informó el diario caraqueño El Nacional.

Las declaraciones de Maduro y Trump llegaron al cabo de días de rumores y desmentidas acerca de esas gestiones, después de que el domingo fueran reveladas por dos grandes medios norteamericanos, en informes basados en altas fuentes de la Casa Blanca no identificadas.