Los trabajadores públicos alemanes, incluidos los docentes, carecen del derecho a hacer huelga, según determinó ayer la Justicia germana en un fallo que era esperado con gran expectativa en el país que gobierna Angela Merkel.

El Tribunal Constitucional alemán, con sede en la ciudad de Karlsruhe, desestimó con su decisión el recurso presentado por cuatro maestros de escuela que participaron en protestas y paros laborales durante su horario de trabajo y que posteriormente recibieron por ello una sanción disciplinaria.

De acuerdo con el veredicto, el derecho fundamental a la libertad de asociación está limitado para profesionales como profesores, policías o bomberos, dado que éste entraría en colisión con los principios tradicionales de la función pública.

Uno de estos principios es la imposibilidad de hacer huelga, señaló el presidente de la Corte Constitucional, Andreas Vosskuhle.

El Tribunal, no obstante, señaló que los funcionarios públicos tienen derecho a asociarse para reclamar y promover mejoras de sus condiciones laborales y económicas, consignó la agencia de noticias DPA.

En Alemania hay cerca de 800.000 maestros y de ellos, según datos del Tribunal Constitucional, tres cuartas partes son funcionarios.