El líder de la oposición laborista en el Reino Unido, Jeremy Corbyn, no asistirá a la cena por las celebraciones del centenario de la Declaración Balfour, con la que en 1917 el entonces imperio británico sentó las bases para la creación del Estado de Israel.

El encuentro, al que asistirá el premier israelí, Benyamin Netanyahu, se realizará el próximo jueves en Londres, según anunció el diario inglés Sunday Times.

El embajador israelí en Londres, Mark Regev, dijo que quien se opone a la histórica declaración es un “extremista” que rechaza el derecho de la existencia de Israel y puede ser comparado con grupos terroristas, como Hamas.

Las celebraciones fueron rechazadas por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Abu Mazen. Corbyn, acusado ya en el pasado por sus posiciones consideradas blandas hacia formas de antisionismo, pidió a la canciller del gobierno “sombra”, Emily Thornberry, que participe en su lugar, informó la agencia de noticias ANSA.

La Declaración Balfour fue una manifestación formal pública del gobierno británico durante la Primera Guerra Mundial, que anunció su apoyo al establecimiento de un “hogar nacional” para el pueblo judío en la región de Palestina, que entonces formaba parte del Imperio Otomano.

Las posiciones que el líder del Partido Laborista tiene sobre el conflicto israelí-palestino son conocidas y hasta esta tarde su declaración no había causado mayores reacciones en Israel. Regev, en cambio, sostuvo que “quien pide perdón por la Declaración Balfour está negando el derecho de nuestro pueblo a la soberanía”.

En oposición al líder laborista, la primera ministra británica, Theresa May, reivindicó, en una intervención reciente, el acto realizado por el entonces ministro de Exteriores, Arthur Balfour.