Un tribunal británico decidió mantener vigente la orden de detención contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a pesar de que el caso por el que tiene pedido de captura internacional ya está cerrado.

La Corte de Magistrados de Westminster argumentó que la orden de detención sigue vigente porque el activista australiano violó las condiciones de su libertad condicional cuando se refugió en la embajada de Ecuador en Londres, hace cinco años.

Assange aceptó el asilo en la embajada para evitar ser extraditado a Suecia, que lo reclamaba por supuestos delitos sexuales.