Miles de personas salieron el sábado a las calles de Viena para manifestarse contra el nuevo gobierno conservador en el país, del que forma parte la formación populista de ultraderecha Partido de la Libertad de Austria (FPO).

Los organizadores de la convocatoria acusan al conservador Partido Popular (OVP), del canciller Sebastian Kurz, y al FPO de tendencias racistas, de extrema derecha y neofascistas.

"Nuestro país no será conquistado por los nuevos fascistas", fue una de las consignas.