Miles de ciudadanos se manifestaron el fin de semana en distintos puntos de España convocados por los principales sindicatos del país, para reclamar una "reconstrucción social" tras el duro impacto de la pandemia de cronavirus, que parta de un acuerdo social y no de la confrontación política.

Una de las principales concentraciones fue la de Barcelona, donde unas 1.500 personas, según la Guardia Urbana, marcharon manteniendo la distancia de seguridad para evitar el contagio del coronavirus, exigiendo un acuerdo que rescate a las personas, los empleos y los salarios.

En total, los sindicatos convocaron a más de 50 marchas por toda España.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, presentaron junto a representantes de la cultura, la ciencia y el periodismo, el manifiesto "Por un pacto para la reconstrucción social de España".

El manifiesto aboga por un refuerzo de los servicios públicos, "garantía para ejercer los derechos de ciudadanía en igualdad", y reclama que nunca más haya "recortes en sanidad" ni "mercantilización de los cuidados" y reclama unidad a los políticos.

"Saldremos adelante si no nos dejamos arrastrar por la confrontación y el odio. La crisis sanitaria y económica más intensa que hemos conocido en tiempos de paz, no se puede abordar desde la dialéctica de la guerra", añade.

El texto también reclama "a las fuerzas políticas, sociales y económicas un gran pacto para la reconstrucción social de España (...) un país (...) que trabaja desde la concordia y se aleja de la crispación".