Más de 260 manifestantes del grupo opositor Artpodgotovka fueron detenidos hoy por la policía rusa cuando protestaban en las calles de Moscú contra el gobierno de Vladimir Putin.

"El 5 de noviembre han sido detenidas 263 personas en el centro de Moscú por alteración del orden público”, informó un vocero de la policía moscovita.

El movimiento ruso Artpodgotovka, cuyo líder es Viacheslav Maltsev, uno de los tantos opositores exiliados fuera del país, amenazó hoy con iniciar una revolución pacífica con una serie de protestas callejeras. Sin embargo, la policía puso fin rápidamente a sus aspiraciones al comenzar a detener a cientos de personas. 

La mayoría de las detenciones se produjeron en la plaza Manezh, frente a los muros del Kremlin, y también en la céntrica calle Tverskaya.

Según el medio ruso OVD-Info, especializado en hacer un seguimiento de las persecuciones políticas en ese país, la cifra de detenidos supera los 300. 

La mayoría fueron arrestados en Moscú, pero otros fueron detenidos en otras ciudades como San Petersburgo y Krasnoyarsk.

La operación policial contra Artpodgotovka empezó el viernes, cuando agentes del Ministerio de Interior y del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) detuvieron a varios miembros de ese movimiento. 

El FSB argumentó que el movimiento opositor preparaba acciones violentas y desordenes públicos durante las protestas de hoy, a sólo dos días de una fecha muy especial para el país: el centenario de la Revolución Bolchevique de 2017.

Los servicios de inteligencia rusos también acusaron a Artpodgotovka de querer incendiar varios edificios administrativos de Moscú.

Maltsev, que augura desde hace cuatro años una revolución este 5 de noviembre, llamó a sus partidarios a salir a las calles de todas las ciudades de Rusia para permanecer ahí de pie hasta que el presidente Putin presente su dimisión.

Ayer también fueron detenidos al menos una treintena de ultranacionalistas durante la llamada Marcha Rusa convocada en un barrio periférico de la capital.

Más temprano, el copresidente del Partido de los Nacionalistas, Ivan Beletski, y el activista del movimiento Nueva Oposición, Yuri Gorski, ambas organizaciones convocantes de esa manifestación, denunciaron que sus domicilios fueron allanados por la policía.

Los dos líderes opositores, que se exiliaron, son investigados por “extremismo”.