La colisión de dos trenes en el sur de Pakistán causó al menos 62 muertes, mientras 28 personas continúan hospitalizadas, seis de ellas en estado grave.

Mohamed Usman Abdullah, comisionado adjunto de Ghotki, el distrito donde ocurrió el accidente, confirmó la cifra de decesos a la agencia Efe, como producto de las tareas de rescate que todavía continúan.

La fuente indicó que continúan las operaciones en busca de cadáveres, pero cree que hay "pocas opciones" de que hallen más.

El accidente se produjo cuando el convoy Millat Express descarriló y cayó sobre otra vía, lo que provocó la colisión con el Sir Syed Express en el distrito de Ghotki de la provincia de Sindh.

Rescate

El Gobierno y el Ejército lanzaron una gran operación de rescate, con decenas de personas atrapadas en los restos de los trenes.

La remota localización del lugar del siniestro dificultó estas operaciones de rescate, por los obstáculos para llevar hasta allí maquinaria pesada para abrir el amasijo de metal en el que quedaron convertidos varios vagones. La operación continuó toda la noche y durante el día de hoy.

El primer ministro paquistaní, Imran Khan, ordenó una investigación del accidente de forma inmediata. "He ordenado una profunda investigación de los fallos de seguridad en los ferrocarriles", anunció en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el presidente de Ferrocarriles de Pakistán, Habibur Rehman Gilani, reconoció en una entrevista en la cadena Geo que las vías donde ocurrió el accidente eran viejas y necesitaban ser reemplazadas.