Más de 600.000 personas perdieron sus empleos en el Reino Unido durante la cuarentena para contener el coronavirus, de acuerdo con nuevas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) británica.

Según las estimaciones oficiales, la cantidad de empleados remunerados disminuyó un 2.1%, en mayo respecto de marzo cuando comenzó el confinamiento.

Estas cifras reflejan el impacto del confinamiento en el Reino Unido, en el que casi 9 millones de trabajadores fueron suspendidos bajo un esquema en el que el gobierno británico paga el 80% de su salario para ayudar a las empresas, pero que finaliza en agosto.

"La desaceleración de la economía ahora está afectando visiblemente el mercado laboral, especialmente en términos de horas trabajadas", dijo Jonathan Athow, de la ONS.

Como reflejo de esto, explicó, el número total de horas semanales trabajadas en el período se redujo a 959,9 millones, un descenso de 94,2 millones respecto al mismo período del año anterior.

"Los primeros indicadores de mayo muestran que el número de empleados en nóminas disminuyó más de 600.000 en comparación con marzo", detalló.

Al mismo tiempo, el número las personas que reclaman beneficios por desempleo en el Reino Unido aumentó en 1,6 millones tras el impacto de la pandemia en el mercado laboral, revelaron las cifras oficiales. Sin embargo, Athow explicó que "no todas estas personas están necesariamente desempleadas".

Dijo que en general, la tasa de desempleo del Reino Unido se mantuvo estable en 3.9% hasta abril, ya que los esquemas de apoyo salarial otorgados por el gobierno evitaron la pérdida de empleos.