En otro capítulo oscuro para la historia de Estados Unidos, un joven de 18 años armado ingresó en la escuela primaria Robb de Uvalde de Texas y asesinó a 18 niños y a tres adultos. La tragedia es la más mortífera en toda la historia del Estado, por encima del tiroteo de la escuela secundaria Santa Fe, donde murieron 10 personas, y una de las más cruentas a nivel nacional.

La policía identificó al asesino como Salvador Ramos, que fue abatido en la escena del crimen. “Disparó y mató de manera horrible, incomprensible, a 14 estudiantes, y mató a un docente”, declaró inicialmente el gobernador Greg Abbott, y precisó que dos policías fueron heridos de bala, pero que se espera que sobrevivan. Sin embargo, la cuenta subió más tarde, cuando confirmaron las muertes de otros cuatro niños y dos adultos.

Los muertos son niños de segundo, tercer y cuarto grado de la primaria. Además, trece niños fueron transportados al hospital, dos de los cuales se trasladaron a instalaciones en San Antonio. Por otra parte, una mujer de 66 años y una niña de 10 años también fueron trasladadas al Hospital Universitario de San Antonio, que confirmó que la mujer se encuentra en estado crítico.

Se cree que abandonó su vehículo e ingresó al colegio primario en Uvalde con un arma y un rifle”, señaló el primer mandatario de Texas. Antes de la masacre en la escuela, Ramos había asesinado a su abuela. Por el momento no trascendió la motivación de Ramos y las armas que habría utilizado en la masacre tampoco fueron identificadas.

Tiroteo en Texas

El atacante vivía en la ciudad de Uvalde, de apenas 16.000 habitantes y cerca de la frontera con México. La escuela se encuentra a unos 135 kilómetros al oeste de San Antonio. Se estima que allí estudian unos 600 niños, según The Dallas Morning NewsAlrededor del 90% de los estudiantes son hispanos y alrededor del 81% tienen desventajas económicas, según muestran datos estatales. El jueves estaba programado para ser el último día de clases antes de las vacaciones de verano.

La escuela tenía alrededor de 600 estudiantes

“Cuando los padres dejan a sus hijos en la escuela, tienen todas las expectativas de saber que podrán recoger a sus hijos cuando termine el día escolar. Y hay familias que están de luto en este momento”, dijo Abbott. “El estado de Texas está de luto con ellos por la realidad de que estos padres no podrán recoger a sus hijos”, señaló. Los estudiantes fueron transportados al centro cívico de la ciudad.

El presidente Joe Biden ordenó que las banderas de la Casa Blanca y otros edificios gubernamentales ondearan a media asta para honrar a las víctimas y planea hablar sobre el tiroteo el martes por la noche. “Sus oraciones están con las familias afectadas por este terrible evento”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

Masacres en Estados Unidos

El tiroteo masivo se produce solo 10 días después de un tiroteo en un supermercado Tops en Buffalo, Nueva York, que cobró la vida de 10 personas. Esto, además, marca al menos el trigésimo tiroteo en una escuela K-12 en 2022.

Sin contar esta tragedia, en lo que va de 2022 hubo al menos 38 tiroteos en escuelas K-12, colegios y universidades, lo que resultó en al menos 10 muertos y 51 heridos.

Por otra parte, el hecho retoma las tragedias de pesadilla de los incidentes anteriores en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, la escuela secundaria Columbine en Littleton, Colorado, y la escuela primaria Sandy Hook en Newton, Connecticut. Esta masacre en Texas es la más mortífera en una escuela de EE. UU. desde el tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, en febrero de 2018, en el que murieron 17 personas.