Trabajadores locales de algunas ciudades chinas irrumpieron en los hogares algunas personas que se encuentran en cuarentena por coronavirus (Covid-19) fuera de su hogar y mataron a sus mascotas, lo que provocó una gran indignación en línea gracias a un video que se volvió viral.

El escándalo se hizo público con la denuncia de una mujer identificada como Sra. Fu, quien pudo ver lo ocurrido a través de la cámara de seguridad de su casa: varias personas vestidas con trajes de materiales peligrosos entraron a la vivienda con varillas de hierro y golpearon a su perro hasta matarlo.

Los medios que levantaron la noticia informaron que luego de lo ocurrido la mujer dio negativo en el test de coronavirus.

"El perro corrió a otra habitación y se perdió de vista, pero sus quejidos eran audibles. Después de unos minutos, los trabajadores sacaron bolsas de plástico amarillas y dijeron que se iban a llevar al perro", denunció Fu.

El video causó indignación en redes sociales

El texto estaba acompañado por un video de la cámara de seguridad que se volvió viral en el sitio de redes sociales de China Weibo, y fue visto por millones de usuarios, en gran parte furiosos con la forma en que se mataron gatos y perros por temor a que los animales puedan transmitir el nuevo coronavirus a los humanos, algo muy poco probable y no comprobado científicamente.

Al parecer, algunos gobierno locales llevan adelante la medida bajo una inmensa presión para mantener las infecciones por Covid-19 cerca de cero. Y afirman que las autoridades de salud tomaron medidas extremas para prevenir las transmisiones.

En la ciudad norteña de Harbin, una mujer informó que también sus tres gatos fue muertos a golpes en septiembre, mientras ella completaba la cuarentena.

Las autoridades de las ciudades de Chengdu y Wuxi también entraron en hogares privados mientras sus dueños estaban en cuarentena y mataron a sus gatos.

Coronavirus en animales

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos dicen que las personas pueden transmitir el coronavirus a sus perros y gatos, aunque la posibilidad de que la infección ocurra al revés es "baja".

Varios estudios sugieren que la transmisión de las mascotas a sus dueños es "poco probable" y carece de evidencia.

Fu escribió que de repente la llamaron a cuarentena en la ciudad de Shangrao después de que los rastreadores de contacto descubrieron que había estado en contacto cercano con alguien que luego fue diagnosticado con Covid-19.

No pudo ponerse en cuarentena con su mascota, pero los trabajadores comunitarios le aseguraron que el perro sería cuidado en su casa mientras ella no estuviera.

Las autoridades municipales de Shangrao se disculparon más tarde y dijeron que los trabajadores que mataron al perro de Fu habían sido despedidos por "la eliminación inofensiva de un perro mascota sin haberse comunicado completamente con el dueño de la mascota", según un comunicado publicado en línea.