McDonald's y Renault anunciaron que venderán por completo sus respectivas filiales al estado de Rusia por la guerra con Ucrania y abandonarán el país, luego de tener sus operaciones suspendidas por meses.

La "crisis humanitaria causada por la guerra en Ucrania y el precipitante entorno operativo impredecible han llevado a McDonald's a concluir que la propiedad continua del negocio en Rusia ya no es sostenible, ni es consistente con los valores de McDonald's", indicaron desde la empresa. 

McDonald's se va de Rusia 

La empresa de comida rápida se convirtió en el símbolo de la glásnost en acción hace más de 30 años cuando abrió su primer restaurante en Moscú. La glásnot fue la política para liberalizar el sistema político de la Unión Soviética que se llevó a cabo junto a la perestroika, que se ocupaba de la reestructuración económica.

Ahora, después de cerrar temporalmente más de 800 locales en Rusia por la guerra, McDonald's decidió abandonar el país por completo, según un comunicado.

No fue la única empresa que tomo la decisión de dejar el suelo ruso por la guerra con Ucrania. Renault continuó la línea de McDonald's, y anunció su retiro. La empresa se deshizo de sus activos en Rusia y venderá tanto su filial rusa al Ayuntamiento de Moscú como la participación mayoritaria que tenía en el fabricante de automóviles Avtovaz a un organismo estatal ruso, aunque se reserva el derecho de recompra durante los próximos seis años.

¿La era de "Tío Vanya"?

El 12 de marzo, luego de la salida de McDonald's, una cadena de hamburgueserías llamada Tío Vanya hizo una solicitud al Estado ruso para registrar su nuevo logo: es la "M" de McDonald's sobre un fondo rojo, pero dada vuelta y con letras en ruso. Si bien se ve como una "B", la referencia a la cadena estadounidense es clara. 

A comienzos de marzo, Vladimir Putin aseguró que tomaría medidas para que el país compre los activos de las empresas que salen del país tras los ataques a Ucrania y así mantener los empleos y puestos de trabajo. Esto ya se comienza a dar tanto con McDonald's como con Renault, que vendieron sus matrices al Estado ruso.

Renault se va de Rusia por la guerra contra Ucrania 

Rusia era el segundo mercado en importancia de Renault después de Francia. El grupo automovilístico francés hizo notar en un comunicado, como lo había anunciado el 23 de marzo, cuando suspendió sus actividades en Rusia debido a la guerra iniciada por ese país en  Ucrania, que incorporará en sus cuentas un ajuste correspondiente al valor de esos activos. 

Renault deja Rusia

La empresa automotriz anunció que cederá el 68% que posee en la matriz de Lada, Avtovaz, así como la fábrica Renault de Moscú, a un organismo estatal ruso por una cantidad simbólica, se dice que un rublo. 

Renault dice así adiós a 2.200 millones de euros en activos, con una hipotética posibilidad de retorno a medio plazo. 

Moskvitch, el auto al que apunta Rusia con el retiro de Renault 

Moskvich 2142, uno de los últimos modelos fabricados por la marca

El alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, por su parte ha anunciado que la ahora antigua fábrica de Renault pasaría a fabricar coches eléctricos bajo la antigua marca Moskvich, marca desaparecida en 2010 tras su quiebra en 2006.

Para poder desarrollar y fabricar coches eléctricos propios sin la tecnología de Renault, la ciudad de Moscú recibirá la ayuda de Kamaz, el famoso fabricante de camiones, se convertirá en su principal socio tecnológico.

En un primer momento, se mantendrá la producción de automóviles con motor de combustión interna y, en el futuro, automóviles eléctricos.

Otras empresas que se fueron de Rusia 

Otras de las empresas que tomaron la decisión de retirarse del suelo ruso por la guerra fueron: Linkedin, Boeing, Adobe, Intel, Maersk, Fedex, Ericsson, Jaguar, Lenovo, Nestlé, Harley Davidson, HP, Dropbox. Nintendo, Sony y Playstashion y Metro, entre otras.