La primera ministra belga, Sophie Wilmès fue este sábado a visitar el hospital San Pedro en Bruselas, y fue recibida por todo el personal sanitario del establecimiento. Sin embargo, fue una recibida muy fría y a modo de protesta, donde todas las personas le dieron la espalda al auto ministerial que ingresaba.

Un video muestra los momentos en que dos autos gubernamentales ingresan por la calle de acceso al hospital y, a medida que se desplazan, los trabajadores formados a ambos lados del camino le dan la espalda. Esta visita es apenas la segunda que realiza Wilmes desde el comienzo de la crisis.

Como explican los trabajadores, en el hospital reina una gran decepción ante el manejo de la crisis del coronavirus en Bélgica por parte del Gobierno, así como también su manera de encarar la salud en general. Los mayores problemas son los recortes de presupuesto, bajos salarios y recorte de personal. Además, remarcan distintos intentos del gobierno belga para reclutar personal no calificado para reforzar a enfermeros, en vez de contratar profesionales.

El director general del hospital, Philipe Leroy, remarcó que los trabajadores "pasaron por mucho" y que hay "fatiga, mucha ansiedad" y necesitaban "expresar muchas cosas". Sin embargo, destacó la visita de la mandataria, la cual fue "muy apreciada".

El hospital fue muy importante en el tratamiento de casos de coronavirus desde el principio. El primer paciente del país fue tratado allí, y a partir de eso, el establecimiento sirvió como referencia para otros hospitales de Bélgica.

La mandataria, por su parte, publicó en su cuenta oficial de Twitter que "las visitas al Hospital Delta (el primero que visitó) y al San Pedro fueron importantes momentos de reunión y diálogo tanto para el personal como para mí". Además, "la situación de la salud, el estrés mental, el valor del trabajo,el financiamiento - todo fue hablado", agregó.

Un vocero declaró que "el objetivo del gobierno es apoyar el manejo de la crisis y, definitivamente, no hacerlo más difícil. y para eso a veces se deben tomar decisiones que son difíciles".

La reacción en redes sociales

Muchos usuarios alrededor del mundo apoyaron la medida. Algunos calificaron la performance como "la guardia de la deshonra". Una usuaria de Perú pidió que en el páis se hiciera lo mismo "pero con piedras" ante el gobierno que "cada día está matando a la gente". Otra, por su parte remarcó que "uno de los grandes cambios que deben aparecer en todo el es el fin de una vez x todas de políticos con sueldos q triplican a médicos o maestros. No va más muchaches".

Sin embargo, no todos estuvieron de acuerdo. Ante una crisis como la de la pandemia, pidieron que los médicos trabajaran en vez de realizar estas protestas, mientras que otros afirmaron que sin la existencia de medios de comunicación, estas manifestaciones no tienen sentido alguno.