La canciller alemana, Angela Merkel, sugirió que aún es posible un acuerdo para lograr una salida negociada para Gran Bretaña de la Unión Europea ( UE), pese a las diferencias entre las partes en torno al problema de la frontera irlandesa.

Merkel recibió en Berlín al primer ministro británico, Boris Johnson, quien procuró imponer la idea de dejar la discusión de la denominada salvaguarda irlandesa para una negociación posterior, sin la presión de relojes ni calendarios.

"Pero quizás sea posible negociarlo en los próximos 30 días, ¿por qué no?", reaccionó Merkel, quien consideró que las propuestas para solucionar el caso de la frontera irlandesa deben provenir del Reino Unido y no de Europa.

Las diferencias entre Gran Bretaña y Europa se centran en la salvaguarda para Irlanda, que obligaría al Reino Unido a seguir formando parte de la unión aduanera hasta que se definan las futuras relaciones con la Unión Europea tras el Brexit.

"La salvaguarda es la expresión de un problema no resuelto. En el momento en que se resuelva el problema ésta no será necesaria", dijo Merkel, citada por la agencia EFE. La dirigente insistió en que el protocolo de la frontera norirlandesa fue concebido como un último recurso y que en principio se habían dado un plazo de dos años para lograr encontrar una solución para asegurar que se respetan los Acuerdos del Viernes Santo de 1998. "íPero tal vez podamos encontrar una solución en 30 días, ¿por qué no?!", se preguntó.

Las diferencias entre Gran Bretaña y Europa se centran en la salvaguarda para Irlanda

Johnson no descartó que aún se esté a tiempo de lograr una fórmula para un acuerdo, pero se afirmó en su postura en torno a que la salvaguarda no es aceptable. "La salvaguarda tiene que desaparecer; si eso es posible, entonces tendremos avances", sostuvo.

Responsabilidad
El actual ocupante del número 10 de Downing Street reiteró que Gran Bretaña saldrá de la UE a finales de octubre sin acuerdo, a menos que la UE elimine la cláusula de respaldo diseñada para evitar los puntos de control aduanero a lo largo de la frontera irlandesa.

"Usted dice con razón -subrayó Johnson ante Merkel- que tenemos la responsabilidad de producir esas soluciones, esas ideas, para mostrar cómo podemos abordar el problema de la frontera de Irlanda del Norte y eso es lo que queremos hacer". El líder británico hizo gala de optimismo y habló de su experiencia internacional para considerar que un acuerdo es posible. "A lo largo de mi vida he observado muchas negociaciones europeas y al principio parece que es una fuerza inamovible, pero mi experiencia me dice que es posible encontrar una solución".

La Unión Europea considera que la salvaguarda no es más que un seguro para evitar los puntos de control entre Irlanda e Irlanda del Norte y que no será necesario establecerlos si se hallan soluciones alternativas para las mercancías que cruzan la frontera.

El Parlamento británico rechazó tres veces el acuerdo firmado con la UE y Johnson argumenta que, sin cambios en el plan para la frontera irlandesa, volverán a rechazarlo.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos