La canciller alemana, Angela Merkel, llamó hoy a sus compatriotas a oponerse al extremismo de derecha, en coincidencia con el 75 aniversario del fallido atentado de militares alemanes contra el dictador Adolf Hitler.

La mandataria dijo en su mensaje semanal por video que el 20 de julio es una fecha que recuerda a todos los que se opusieron al régimen nacionalsocialista. "Hoy nosotros también estamos obligados a oponernos a todas las tendencias que quieran destruir la democracia", destacó, citada por la agencia DPA.

El coronel Claus Schenk von Stauffenberg intentó acabar con la vida de Adolf Hitler el 20 de julio de 1944 al colocar una bomba debajo del escritorio del líder nacionalsocialista. El intento, que pasó a la historia como Operación Valkiria, fracasó y Hitler sobrevivió ligeramente herido. Stauffenberg y sus cómplices, en total unos 200, fueron ejecutados.

Merkel sostuvo que aquellos oficiales son un ejemplo para Alemania, "porque demostraron que escucharon la voz de su conciencia, y al hacerlo se inscribieron en la historia de Alemania, una historia que de otro modo estaría determinada por la oscuridad del nacionalsocialismo".

Asimismo, la canciller recalcó la importancia de aquella sublevación para la democracia alemana. "Nuestra Ley Fundamental tal vez no podría haber nacido sin tales actos. Hoy podemos construir sobre el valor de estas personas", aseguró.

Merkel advirtió que el número de extremistas de derecha en Alemania está aumentando. Mencionó también en este contexto el asesinato en junio del presidente del distrito de Kassel, Walter Lübcke, del que es sospechoso un ultraderechista y pidió respaldo a quienes asumen responsabilidad política.

"¡Aquí necesitamos una señal clara de todos! Todos están invitados a trabajar en nuestra sociedad para asegurar que la democracia sea fuerte, que la sociedad civil sea fuerte y que no tengan cabida en ella los extremistas de derecha".