El Gobierno mexicano admitió una revisión laboral de Estados Unidos por la presunta violación de derechos de los trabajadores en la planta de autopartes Tridonex en Matamoros, Tamaulipas, en la frontera con Texas.

La Secretaría de Economía (SE) aseguró que analizará el caso junto a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para determinar si se violó la libertad sindical a la que obliga el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que reemplazó al anterior NAFTA.

"La Secretaría de Economía, a nombre del Gobierno de México, envió a la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, en inglés) una comunicación indicando que se admitió la solicitud de revisión recibida el pasado 9 de junio", reveló esa oficina en un comunicado.

Derechos

Esta es la primera queja laboral de Estados Unidos hacia México bajo el T-MEC, que el 1 de julio cumple un año de vigencia.

Sindicatos de Estados Unidos denunciaron desde mayo la supuesta denegación de libertad de asociación y negociación colectiva de los trabajadores de la empresa en Matamoros.

Esto desató la reacción de la USTR, que había pedido revisar conflictos laborales similares en la planta de General Motors (GM) en el estado de Guanajuato.

En el caso de la planta Tidonex de Matomoros, la SE informó que la revisión deberá compartirse con Estados Unidos "a más tardar" el próximo 24 de julio.

"En caso de determinarse la existencia de una denegación de derechos, se deberá consensuar un curso de reparación con las contrapartes del Gobierno de Estados Unidos", precisó.

Recuperación

México apuesta fuertemente por el T-MEC para recuperar su economía maltrecha tras la contracción histórica de 8,2% que padeció en 2020 debido a la crisis de la covid-19.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) del Gobierno estima para este año una recuperación superior al 6% afianzada en particular en el sector exportador, con Estados Unidos como destino de más del 80% de las ventas.

Pero Estados Unidos ha aumentado la presión sobre los derechos de los trabajadores e, incluso, la vicepresidenta Kamala Harris anunció 130 millones de dólares de cooperación para que se implemente la reforma laboral.