Superada la amenaza de imposición de aranceles por razones migratorias, la prioridad del gobierno mexicano en su relación con la administración del presidente estadounidense Donald Trump es la ratificación del nuevo T-MEC (acuerdo de libre comercio con Canadá y EE.UU.), dijo el canciller Marcelo Ebrard, en un foro financiero.

"En la relación con EE.UU., la prioridad es que sea ratificado el T-MEC y que, preferentemente, no tengamos una mezcla de diferentes temas" como ocurrió en la reciente negociación del acuerdo migratorio bilateral, dijo Ebrard en un acto con banqueros.

Ante la reunión nacional de consejeros regionales del grupo financiero español BBVA, el canciller dijo que como resultado de las medidas que el Gobierno de México tomará "debemos ver una reducción en el flujo (migratorio), en caso contrario habremos fracasado". Agregó que el gobierno mexicano tendrá que "organizar la frontera sur de otra forma".

El acuerdo fue logrado gracias a que el presidente Trump aceptó aplazar los aranceles hasta que se revise el acuerdo en 90 días, tras un primer balance en 45 días, explicó Ebrard en la reunión organizada por el banco europeo.

Trump retiró la amenaza de imponer aranceles graduales a las importaciones procedentes de México desde este lunes, de cinco hasta 25%, entre junio y octubre, luego de que México se comprometiera a tomar medidas para contener la migración en su frontera sur.

El canciller aseguró en su presentación que EE.UU. propuso, además, que México acceda jugar el papel de "tercer país seguro", para que los migrantes no soliciten asilo en EE.UU. y se queden del otro lado de la frontera.

Medidas
Como contrapropuesta, México planteó comprometerse a tomar una serie de medidas para controlar los flujos de cientos de miles de personas indocumentadas que anualmente cruzan su territorio.

Entre las acciones está el despliegue de 6.000 efectivos de la nueva Guardia Nacional en la frontera sur para controlar y ordenar la entrada de centroamericanos.

Además, México aceptó a hacerse cargo de más de 10.000 personas "retornadas" por autoridades estadounidenses a ciudades mexicanas de la frontera norte, a esperar las repuestas a sus trámites migratorios, y facilitar que otras 20.000 presenten sus solicitudes en algún puerto de acceso a EE.UU.

El Gobierno mexicano tendrá que “organizar la frontera sur de otra forma” dijo Ebrard

La postura de México en la negociación fue examinar "qué parte podemos aceptar, qué es razonable y qué está en nuestras manos, y que separemos el tema comercio de la migración", puntualizó Ebrad.

Por su parte, el consejero jurídico de la cancillería, Alejandro Celorio, desmintió los supuestos compromisos secretos de México que Trump asegura tener en su poder, en una sola página que mostró a la prensa en Washington

"En la delegación mexicana fuimos muy insistentes en que no coincidimos con una propuesta como la que hizo EE.UU. acerca del llamado tercer Estado seguro", dijo el funcionario al noticiario Imagen.

Si el Gobierno de México tuviera que atender esa alternativas "lo tendríamos que ver desde una perspectiva regional y de responsabilidad compartida", agregó.

Esa responsabilidad regional involucraría en la negociación a países del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador, Honduras) e incluso a Panamá y Brasil, según la cancillería.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos