El presidente de la Reserva Federal de Richmond, Thomas Barkin, dijo que es posible que el mercado laboral estadounidense se recupere lo suficiente como para que el banco central empiece a reducir su apoyo a la economía de la época de la crisis.

Barkin agregó una voz moderada al debate abierto sobre cuándo recortar los 120.000 millones de dólares en compras mensuales de bonos del banco central.

Varios de los pares de Barkin han argumentado que las compras deberían eliminarse rápidamente para situar la política monetaria en una base más normal, prepararse para eventuales aumentos de las tasas de interés como protección contra la inflación, y moderar el alza de los precios de la vivienda y de otros activos que pueden verse impulsados por la compra de bonos de la Fed.

En una entrevista concedida el lunes a Reuters, Barkin, actual miembro con derecho a voto del comité que fija las políticas de la Fed, se mostró de acuerdo en que el país está avanzando hacia el nivel de progreso del mercado laboral que la Fed ha dicho que quiere antes de reducir las compras mensuales y, eventualmente, poner fin al programa.

Sin fechas

“Nos estamos acercando... No sé exactamente cuándo será. Cuando nos acerquemos a ello, soy partidario de reducir las compras y volver a un entorno normal tan pronto como la economía nos lo permita”, dijo Barkin.

Pero añadió que no estaba dispuesto a comprometerse con un calendario, argumentando que la Fed debería atenerse a lo que ha prometido: comprar bonos hasta que el mercado laboral se haya recuperado más plenamente.

Es creíble pensar que “llegaremos en los próximos meses”, dijo Barkin, que habló en medio de un debate en la Fed en el que algunos de sus colegas piden que se reduzcan las compras de bonos quizá ya en octubre.