El presidente venezolano, Nicolás Maduro, defendió su legitimidad luego de que la opositora Asamblea Nacional (parlamento) asegurara que sería un usurpador cuando el próximo jueves 10 de enero asuma un nuevo mandato.

Desde su cuenta de Twitter, el presidente venezolano dijo que la Revolución Bolivariana llegó al poder por la vía democrática hace 20 años y se ha ratificado con 23 victorias electorales. Además, señaló que la legitimidad se la dió "el pueblo con su voto".

El presidente del Legislativo, el diputado opositor Juan Guaidó, declaró a Maduro como "usurpador" y se comprometió a generar condiciones para un "gobierno de transición" que llame a elecciones.

Por otro lado, la Cancillería venezolana acusó a voceros de la administración de Donald Trump de desatar "acciones hostiles" contra el mandatario tras el respaldo de Washington al Parlamento.

" Venezuela denuncia una vez más ante la comunidad internacional el intento del gobierno de Estados Unidos por consumar un golpe de Estado al promover el desconocimiento de las instituciones legítimas y democráticas", señaló en un comunicado.

En el comunicado, Venezuela dice que EE.UU. "también recurre al tutelaje de Gobiernos subordinados de la región y les dicta órdenes para profundizar su asedio y bloqueo contra el pueblo venezolano" en alusión a la declaración de los países americanos que conforman el Grupo de Lima, excluyendo a México que no la firmó.

Esos países (entre los que se cuenta la Argentina) pidieron a Maduro no asumir el 10 de enero su nuevo mandato presidencial, cuya legitimidad no reconocerán, por haber triunfado en elecciones en las que no participó el grueso de la oposición al considerarlas fraudulentas.